El ejercicio podría disminuir la motivación hacia la comida

0
48

En general, se da por supuesto que se puede “abrir el apetito” con un entrenamiento vigoroso. Pero resulta que la teoría puede no ser completamente cierta – al menos no inmediatamente después de realizar ejercicio.
Una nueva investigación de la Universidad de Brigham Young mostró que una sesión de 45 minutos de ejercicio de moderado a vigoroso por la mañana en realidad redujo la motivación de una persona para comer.

Dos investigadores midieron la actividad neuronal de 35 mujeres mientras veían imágenes de comida, tanto después de una mañana de haber realizado ejercicio como después de una mañana sin haber hecho ejercicio. Encontraron que la respuesta atencional hacia las fotos de alimentos se redujo después de realizar entrenamiento.

Curiosamente, las mujeres en el experimento no comieron mayor cantidad de alimentos en el día de los ejercicios para “compensar” las calorías adicionales que habían quemado con el ejercicio. De hecho, comieron aproximadamente la misma cantidad de comida que en el día sin ejercicio.

Uno de los investigadores anunció que este es uno de los primeros estudios que examina específicamente la motivación a la comida determinada neurológicamente en respuesta al ejercicio y que todavía es necesario determinar el tiempo que dura la motivación disminuida a la comida después de realizar ejercicio, y hasta qué punto persiste con el ejercicio consistente y a largo plazo.
La cuestión acerca de la motivación hacia la comida y la pérdida de peso es muy compleja. Existen muchos factores que influyen en los hábitos alimenticios, y el ejercicio es sólo un elemento.

Cargar mas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *