El cinturón ruso

0
156

El cinturón ruso es asequible a cualquier bolsillo, abulta poco y se suministra con un alargador para poder ser utilizado en cualquier parte. Es una herramienta de entrenamiento desarrollada en la antigua Unión Soviética que empezaron a utilizar en los entrenamientos los atletas de este país.

 

Más tarde fue introducido en España por el entrenador Hans Ruf, que se ocupaba de los entrenamientos de la selección Española de atletismo. En la actualidad, la mayor parte de los deportistas lo utilizan por su sencillez, comodidad y precio.

La clave del éxito del cinturón ruso es que se trabaja la musculatura en excéntrico. Los ejercicios en excéntrico resultan especialmente interesantes en tendinopatías, ya que trabajando los tendones en excéntrico éstos ganan fuerza, resultando una buena herramienta para prevenir lesiones o para tratarlas una vez se han producido. Resulta muy eficaz en el tratamiento de tendinopatías rotulianas, usando el ejercicio de la sentadilla.

Como ventajas principales del uso del cinturón ruso cabe destacar que al usarlo no se sobrecarga la columna vertebral, ya que para realizar un trabajo similar con media sentadilla se debería de poner bastante peso. El trabajo isométrico produce un engrosamiento del tendón rotuliano. Para este trabajo se comenzará poco a poco hasta llegar a mantener la posición durante 20 ó 30 segundos. Como el trabajo predominante que se realiza es excéntrico, aporta beneficios tanto de fuerza y prevención así como de rehabilitación.

Los ejercicios dinámicos se deberán trabajar realizando 10 ó 15 repeticiones y se irá progresando aumentando el peso y la angulación con el punto de apoyo.

Es una opción de entrenamiento de la que se puede utilizar todo su potencial para mejorar el estado físico y el rendimiento deportivo. Por eso mismo, no hay ningún inconveniente en su utilización, y por ello es tan popular.

Cargar mas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *