El alcohol en el deporte

0
110

La Federación Española de Medicina del Deporte no aconseja el consumo de alcohol en la dieta del deportista, de hecho ni si quiera un poco, por mucho que se diga que un poco no es nada. Afirman que las bebidas alcohólicas pueden empeorar el rendimiento del deportista e incluso su recuperación. En caso de la cerveza, aunque muchos demuestran sus beneficios para el deporte, lo cierto es que no están demostrados, y sí lo está lo indicado anteriormente.

alcohol

El alcohol se absorbe de forma muy rápida en el organismo, lo que hace que obstaculice el metabolismo de otros nutrientes que pueden ser interesantes creando además un efecto inhibitorio de cara a la oxidación de las grasas.

Pequeñas cantidades de alcohol, a partir de 0,2 gramos por litro de sangre afectan a las funciones neuropsicológicas. Influyen en el rendimiento, coordinación y fuerza del deportista. El etanol afecta al sistema nervioso reduciendo reflejos y capacidades, además de aumentar la degradación de proteínas perjudicando la matera magra del ornaismo. Incluso la cerveza tiene efectos diuréticos, que pueden dar lugar a deshidratación y pérdida de vitaminas y minerales.

Reduce fuerza, reduce potencial, disminuye el rendimiento, afecta a los movimientos normales, incluye en la reducción de masa muscular y aumento de grasa corporal (ya que también es una buena fuente de calorías y su efecto inhibitorio en absorción de grasas).

Pese a que un consumo pequeño de vino afecta a la salud cardiovascular de las personas, no se recomienda en los deportistas ni si quiera en pequeñas cantidades. Y es que el deporte necesita la total integridad de los sistemas orgánicos.

El deporte es un hábito muy saludable para las personas, sin embargo hay que saber estar al 100% y renunciar a hábitos poco saludables, aunque el etanol haya sido usado para reducir la sensación de dolor y ansiedad.

Cargar mas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *